Las subvenciones y ayudas para empresas no sirven para nada (son nefastas)


Las subvenciones y las ayudas para empresas son acciones superficiales sobre problemas de fondo. Llevo tiempo pensando en el tema (tengo que reconocer que nunca me han gustado las subvenciones) y de verdad no acabo de encontrar ni una que me parezca útil y positiva.

forges-vineta-saludo-subvenciones

Son nefastas por 3 razones (en mi humilde opinión)

Las subvenciones destruyen valor

Fuerzan al empresario a dedicar tiempo y atención a una actividad que no genera valor: la caza de la subvención. En muchas ocasiones los trámites, planes y documentos que hay que aportar cuestan más que el dinero que se consigue, y el collar acaba saliendo más caro que el perro. En este sentido las subvenciones destruyen valor al desviar recursos productivos de su función de producción (sin hablar de tiempo de gestión que le cuesta a la administración).

Las subvenciones distorsionan la competencia

Las subvenciones fomentan y empujan a las empresas que mejor han sabido captar las subvenciones (que muchas veces no precisamente son las mejores en su mercado) y perjudican a las empresas que en lugar de buscar subvenciones se dedican a mejorar el servicio a sus usuarios o clientes. Empeoran el mercado: el éxito ya no es sólo cuestión de crear valor, sino también de capacidad de captar ayudas públicas.

Las subvenciones distraen a los gobiernos y administraciones de solucionar los problemas de raíz

El tiempo y los recursos que los gobiernos y administraciones dedican a planificar y gestionar las ayudas públicas les distraen de trabajar sobre el fondo de los problemas que pretenden solucionar. Se acaba dedicando mucho más esfuerzo a micro-soluciones superficiales y corto-plazistas que a atajar los problemas de raíz, de forma estructural.

Por mucho que lo pienso, no acabo de encontrar casos de éxito de subvenciones para empresas. Ni para empresas privadas, ni para asociaciones profesionales, y aún menos para productos culturales. No me meto con las subvenciones a ONG’s, universidades u otros organismos sin ánimo de lucro porque creo que aquellas subvenciones sí se pueden justificar por financiar un servicio público o una acción social (no actividades comerciales).

Fuente: redeoficios.org¿Para asociaciones? Conozco múltiples casos de asociaciones profesionales que reciben una indigna cantidad en subvenciones. Son asociaciones sectoriales que deberían mantenerse con las cuotas de sus socios. ¿Por qué tenemos que financiarlas con dinero público?

¿Para la creación de empleo? Al incentivar la contratación de cierto perfil de desempleados (ej. mujeres, parados, mayores) lo que se consigue es desincentivar la contratación de los demás. ¿Dan una ayuda para la contratación de parados mayores de X años? Entonces consiguen que se contraten menos jóvenes. ¿Dan una ayuda para la contratación de jóvenes? Entonces perjudican la contratación de mayores. También hay muchos abusos, sobre todo por parte de empresas públicas: todos conocemos a alguien que trabaja en alguna empresa pública con contrato temporal y que es despedido cada 6 meses para volver a ser contratado un par de meses más tarde para poder pillar el subsidio.

¿Para productos culturales? Cuando el gobierno financia arte o cultura introduce un criterio cultural subjetivo en la selección de los productos que verán la luz. Por ejemplo hay películas que se benefician de cuantiosas ayudas y se quedan en la cartelera apenas un par de semanas. Gracias a las subvenciones salen en pantalla películas que no tendrán ningún éxito de público y que dañan la reputación del cine nacional. Un amigo que tiene una productora en Bélgica me comenta que por culpa de las ayudas públicas el cine belga tiene una reputación tan mala que acaba perjudicando también a las pocas películas belgas de calidad que salen a pantalla. De pereza ir a ver una peli belga (o española) por que no se hacen pensando sólo en el público, sino también a las subvenciones que hay que conseguir para hacerlas.

¿Existen estudios sobre la eficacia de las subvenciones?

Se gasta tanto dinero en subvenciones que existirán estudios sobre su eficacia, o eso espero. Pero personalmente no he visto nada publicado. ¿Alguien ha visto estos estudios? ¿Es que no los hacen o que no conviene que se publiquen los resultados?

En fin, mejor no alargarlo más. No soy ningún experto en la materia pero ésta es mi opinión: las subvenciones y ayudas públicas simplemente no sirven para nada, e incluso son nefastas.

Viviríamos mejor en un mundo sin subvenciones ni ayudas públicas para las empresas.

Trabajaríamos mejor dedicándonos a fondo a la satisfacción de nuestros usuarios o clientes. Si no hubieran subvenciones también pagaríamos menos impuestos y tendríamos más medios para desarrollar un trabajo de calidad, productivo, creador de valor y beneficioso para la sociedad en su conjunto. Cada vez que escucho que el gobierno ha aprobado un nuevo paquete de ayudas se me encoje el corazón: ¿de verdad no son capaces de atacar los problemas de raíz?

Posts relacionados:

Y una genial viñeta de Calvin & Hobbbes (pulsa en la imagen para ampliar) vía @luismcabiedes:

Viñeta Calvin & Hobbes sobre subvenciones

Etiquetas:

21 comentarios to “Las subvenciones y ayudas para empresas no sirven para nada (son nefastas)”

  1. Juan José Says:

    Hay empresas que necesitan capital circulante para funcionar. Pero supongo que ya que el autor se mueve en el ámbito tecnológico, no tiene eso en cuenta.

    Arrancar con capital propio una empresa que necesite una cantidad importante de circulante, dadas las restricciones de crédito actuales es difícil. Para eso están los préstamos de la administración, habitualmente a través del ICO. Eso es una ayuda (no una subvención), y puede llegar a ser extremadamente útil en caso de que una operación sea demasiado grande en términos de capital, pero por todos los demás aspectos se pueda llevar a cabo.

    Normalmente las subvenciones están enfocadas a mejorar en algún aspecto la productividad del negocio, mejorando procesos. Algunas veces la inversión para cambiar un proceso que mejoraría significativamente la productividad, no lo puede acometer la empresa con recursos propios, así que una ayuda/crédito/subvención externa puede marcar la diferencia (y de hecho lo marca para muchas empresas).

    Otra cosa muy distinta es que la burocracia (o burrocracia) sea horrible en España. Pero que las subvenciones sean o no útiles está fuera de toda duda. Otra cosa es que existan casos en que haya organizaciones que se aprovechen de estas, ya sea para apropiarse de dinero público que no deben, o de una forma encubierta de la Administración para ganar votos / favores.

    Con respecto a la “discriminación positiva” de algunos grupos con respecto a otros, se utiliza para evitar que el mercado se descompense.

    Ni podemos pedir que nos dejen ir a nuestra bola, ni tampoco tiene que ser esto un pais donde todo sea burocracia y ayudas. A ver si encontramos (o nos ayudan a encontrar) el término medio…

  2. Julio Loayza Says:

    Mi empresa ha recibido alguna que otra subvención. También otras empresas/organizaciones han hecho uso de subvenciones para contratar productos a mi empresa. Así que puede parecer hipócrita que esté de acuerdo contigo, pero lo estoy. Por completo. Todo lo que dices son verdades como puños.

    Chapeau!

    No obstante, tengo que decir que sí me parece imprescindible que los gobiernos apoyen el desarrollo del tejido empresarial de forma directa. No sé mediante qué fórmulas, porque es evidente que las actuales no son efectivas y están erróneamente enfocadas, pero tiene que haberlas.

    También es verdad, que, poniendo también como ejemplo el caso del cine, que subvencionando 100 bodrios al final acabas encontrando un Amenábar ¿Hubiera sido posible la aparición de un Amenábar de no haber existido la fórmula actual? A raíz de la aparición de un Amenabar ¿Se acaba generando una industria que no hubiera existido sin él? ¿Vale la pena al final? ¿No vale la pena? ¿Podemos extrapolar un caso similar a otras industrias?

  3. Fernando Says:

    Y se te olvida un punto clave: las subvenciones te las conceden, si te las dan, post inversión pero primero te gastas el dinero y luego si tienes suerte te lo devuelven, o no, mediante una subvención. Cuántos emprendedores descubren desolados que lo de la subvención no es presentar un proyecto y que te den el dinero. Lo habitual es que te respondan: usted invierta lo que tenga que invertir que luego ya se lo damos nosotros. Pero el dinero lo pones tú, pa empezar.

  4. http://www.mundo.es/2176/noticia-las-subvenciones-y-ayudas-para-empresas-no-sirven-para-nada Says:

    Noticia destacada en Mundo.es…

    Las subvenciones y las ayudas para empresas son acciones superficiales sobre problemas de fondo…….

  5. Rodrigo Says:

    Francois, estoy al 100% contigo. de hecho creo que hay empresas que piden subvenciones por tí a cambio de una comisión…

    Desvirtúan el mercado y al final ya sabemos como funciona todo esto… Si tu tío o pariente es concejal de algo, pues tienes muchos boletos, etc…

    yo creo que una gran subvención generalizada sería recaudar impuestos de forma escrupulosa para que las empresas y los emprendimientos tuvieran oportunidades.

    Cada vez me parece más injusto que la mitad que le pago a un trabajador tenga que ir a impuestos… la intervención estatal en nuestro país está rallando lo inaceptable desde hace mucho, solo que ahora queda totalmente expuesto.

  6. David Says:

    François, lo que falta es información de cómo se gastan las subvenciones y el retorno que se obtiene, mejor si no las has tenido que utilizar en tu trayectoria profesional, pero si existen, ¿por qué desaprovecharlas?
    De acuerdo en que distraen del foco de tu negocio, pero si pagas a alguien para que tengas un ERP, ¿por qué no lo haces a alguien que gestione una subvención? o para tus clientes, también puedas dar difusión de las ayudas que existen en el sector del agroturismo que les pueda interesar..
    Ojalá no tuvieran que existir, pero están ahí.

  7. Iván Campos Says:

    Buena crítica. A fin de buscar soluciones a todo esto se podría:

    1) Enfocar de mejor forma las subvenciones, no solo ofertando subvenciones económicas, sino también de recursos y activos necesarios para la puesta en marcha de una empresa. También podría ser una subvención en asesoría (una realmente buena). Creo que el beneficio de las subvenciones será mucho mayor, para las empresas, de esta forma.
    2) eliminar la burocracia y facilitar el proceso de aplicación a las subenciomes

  8. Oscar Says:

    Pues no puedo estar más en desacuerdo contigo François. Tu análisis me parece bastante simplista en su enfoque. Desde mi punto de vista podría estar de acuerdo en que las subvenciones no están bien repartidas, organizadas y que no se dán coherentemente. Pero el hecho mismo de la subvención me parece una gran medida, subsanados, insisto, los factores de orgnización, etc. mencionados anteriormente.

    Parto de la base de que no entiendo muy bien la diferencia entre subvención y ayuda, pero si asumimos la conveniencia de las mismas a ONG´s, por ejemplo, ¿porqué no debiera ser igualmente bueno en el caso de las empresas.

    El motivo principal de las ayudas y subvenciones a una ONG, es básicamente que el estado busca una fórmula de encomendar a manos privadas (ONGs) lo que por sí mismo no tiene capacidad de hacer y que claramente son actividades que generan valor social (por ejemplo, cuidar de los enfermos terminales de cancer), mediante la ayuda directa a ONG´s que han demostrado realizar una buena labor y tienen un determinado apoyo (socios). Desgraciadamente el estado no puede cuidar de todos los enfermos terminales de cáncer.

    Así pues, si asumimos que el estado tampoco puede dar trabajo a toda la población activa, ¿porqué no debiera intentar favorecer otras vías para favorecer este fín? Si una subvención sirve para crear una empresa, crear un empleo o innovar y hacer más competitivo a un país, ¿podemos decir que es nefasta? Cosa distinta es que por desgracia los mecanismos de concesión de subvenciones, y control del destino de las mismas no sean los idóneos. Y que muchos empresarios que las perciben tampoco sean los idóneos…

    Respecto del tiempo que dedica un empresario a buscar la subvención no creo que este sea mayor que el que pueda emplear en buscar financiación, por ejemplo. Y estas labores quizás no formen parte de la actividad de la empresa, pero desde luego si que forman parte de la gestión de la misma.

    De todas formas, la subvención llega a casi cualquier empresa (española) y no conozco a un solo empresario, que haya dicho NO. Rebajas en el IVA por gastos en servicios, rebajas en impuesto de sociedades a empresas de nueva creación, ayudas específicas a empresas TIC, etc… ¿De verdad estas ayudas no han aportado su granito de arena para hacer mejor y más competitiva a Toprural?

  9. fderbaix Says:

    @Oscar Las subvenciones no ayudan un país a ser más competitivo. Al distorsionar la competencia empeoran la selección natural de las empresas y empeoran la competitividad del país. ¿Un ejemplo? Los 2 países con la industría del cine líder en el mundo (India e EE.UU.) son problemente los que menos subvenciones han dedicado a este sector. ¿Y los que más subvenciones han dedicado al cine? Son los que menos éxito cosechan (ej. en España la recaudación en taquilla es inferior a las subvenciones).

    No hacen falta subvenciones para ser competitivos, a contrario.

  10. Julio Loayza Says:

    @Oscar. Nadie niega que salga algo positivo de las subvenciones ¡Faltaría más!

    Pero, como dice François, acomodas a las empresas a que no mejoren por su cuenta y riesgo. Casi ninguna quiere invertir en determinadas cuestiones de vital importancia para la mejora de su competitividad (probablemente porque no crean en ello), ¡a no ser que se lo pague otro! Es decir, papá estado, es decir, nosotros, los contribuyentes.

    ¡Educas al empresariado a no invertir en ser competitivo! Y por contra, al que se adelanta, al que sí lo hace, le castigas, puesto que ve como sus competidores, que no se han preocupado, reciben ayudas económicas para ponerse a su mismo nivel.

    La política de la subvención promueve la pasividad empresarial. Incentivas al que no quiere avanzar y perjudicas al que sí quiere hacerlo.

  11. Jesus de la Torre Says:

    Reconforta saber que no soy el único loco que no ve nada positivo en la subvención. Siguiendo una máxima propia, no es bueno generalizar, pero aquí, en andalucía, la subvención solo ha servido para crear nuevos ricos de Mercedes y pelo engominado y con nulo interés por cualquier actividad que no sea la “caza de la subvención”.

  12. Oscar Says:

    Supongo que como todo en la vida, no es bueno irse a los extremos no? Desgraciadamente las subvenciones no son TAN cuantiosas como para poder desentenderse de la innovación, por ejemplo. Creo que estais hablando de estereotipos: engominados en Mercedes hay muchos, pero creo que más por méritos propios que subvencionados, creo yo…

    El ejemplo de la industria del cine es muy válido, si solo quieres ver un lado de la historia, pero también hay sectores que viven parcialmente de las subvenciones: la educación, la cultura, la industria, internet…. Todos ellos son sectores que o viven casi directamente de las ayudas (educación y cultura) o se han visto muy beneficiadas por las mismas (industria e internet). En algunos casos, esos sectores casi desaparecerían sin la subvención, dejando a la sociedad sin un servicio básico y a los gobiernos sin posibilidad material de ofrecérselo a sus ciudadanos: colegios, plantas de producción, etc… ¿Es bueno que se subvencione a la industria o a las TICs? Pues lo que expuse en mi anterior post, si es para ayudar al desarrollo, empleo etc… dentro de un marco de viabilidad corporativa, si. Si es para generar engominados con Mercedes, pues no.

  13. arroba Says:

    Y que pasa cuando tu creas tu empresa o negocio con la promesa de una subvencion para ello, que al final nunca llega y dicen “se agotó el dinero” Nosotros lo sabemos bien…que esa empresa una vez creada y visto que no tiene esos fondos prometidos..se va al garete, la empresa y toda la familia que ha puesto en ella todos sus ahorros para intentar sacarla a flote.
    En pocos sitios hemos encontrado donde hablar de estos casos en los que las subvenciones no llegan o se “pierden” asi que hemos creado una web para hablar de ello e intentar buscar ayuda entre todos.
    os invitamos a todo el que querais a visitarnos, apoyar la causa o denunciar publicamente todos los “timos” de las subvenciones..hay cabida para todos.
    un saludo.
    http://www.arrobaarroba.es

  14. Alcanzando objetivos | Asier Marqués Says:

    [...] pero no te obsesiones demasiado con el tema. Tu objetivo principal debe ser conseguir trabajo y dichas ayudas parecen estar diseñadas para la clase de personas que tiene alergia al [...]

  15. Julio Loayza Says:

    @arroba:

    Cuando comienzas una empresa puedes contar con que las subvenciones pueden ser una ayuda al principio. Pero solo puedes planteártelas así, como una ayuda, como un posible “extra” que puede llegar, o llegar tarde, o no llegar. Pero basar un plan de negocios en la llegada de una o varias subvenciones es un error garrafal. Lo siento mucho, pero alguien te asesoró muy mal.

    Por otro lado, si una empresa va a necesitar de subvenciones para vivir, lo siento también, pero por definición no es una empresa.

  16. Resumen entrevista en Actibva.com « Blog de François Derbaix Says:

    [...] tiene que sacar al sector turístico de la crisis es el propio sector turístico. No creo que estas ayudas del gobierno sirvan para nada. [ver [...]

  17. 100 enlaces de Carlos Blanco Increible emprendedor | Empresas Andalucia Says:

    [...] Las subvenciones y ayudas para empresas no sirve para nada (son nefastas) (Por François [...]

  18. 1,6 millones de financiación pública para el buscador de archivos Foofind Loogic.com Says:

    [...] lento. En este tema de las subvenciones no me posiciono totalmente en contra como es el caso de Françoix Derbaix, cuyas razones comparto. Pero si que creo que al menos en el caso de España están teniendo una [...]

  19. Mis propuestas para Startup Spain « Blog de François Derbaix Says:

    [...] eliminar las subvenciones: son ineficaces, siempre se las llevan los mismos (y no precisamente las startups de éxito), distraen al emprendedor con trámites engorrosos  y distorsionan la competencia. Share this:FacebookTwitterCorreo electrónicoMe gusta:LikeOne blogger likes this post. [...]

  20. Inés Calderón Says:

    Gran post. Creo que tiene una gran parte de verdad. Si alguien está interesado en el tema, la CNC publica unos informes sobre ayudas públicas muy exhaustivos y a veces demoledores. Dejo el enlace.
    http://www.cncompetencia.es/Inicio/AyudasPublicas/Informes/tabid/218/Default.aspx

  21. Lista de proyectos que han obtenido un préstamo Enisa « Blog de François Derbaix Says:

    [...] personalmente esté en contra de todo tipo de subvenciones a empresas (algunos me han dicho que son préstamos y no subvenciones, pero en la medida que son préstamos a [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 113 seguidores

%d personas les gusta esto: